ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

El creciente encarecimiento de precios, los bajos salarios así como la escasa posibilidad de regular el comportamiento de la oferta de alimentos u otros bienes de primera necesidad, en el contexto de una economía desregulada y con baja capacidad de incidencia del consumidor individual, ha llevado en varios países que están cruzando crísis económicas crónicas, a crear el concepto, o revitalizar sería más apropiado, de economía social y solidaria, cuyo modelo organizacional es la Cooperativa.

En Chile las cooperativas de producción, las de consumo como las de ahorro y crédito, ya sea asociadas a alguna institución o ya sea por iniciativa de particulares, ha sobrevivido a la asonada neoliberal que llevó el dogma del consumo individual, vía endeudamiento, al paroxismo. Estas formas anómicas para el dogma neoliberal, de hacer economía, productiva y de servicios, se fundan en el principio que el interés común es más importante que el interés particular, y que no por ello estas organizaciones económicas son menos eficientes. La fortaleza del principio del interés común les permitió resistir el embate privatizador e individual y hoy renacen con una esperanza de ser una alternativa al modelo económico y social vigente en Chile y que tanto malestar ha causado. Por ello nos parece que la experiencia de la Cooperativa La Minga (pinchar link para revisar) merece ser difundida y replicada en diversas localidades de nuestro país, especialmente ahora que se ha puesto en cuestión frontalmente la válidez del modelo económico vigente.

Esta experiencia nos remonta a los llamados «Comprando Juntos», organizaciones barriales sin fines de lucro que, al alero de la Iglesia Católica de la época de la dictadura, permitieron a miles de familias de sectores populares, duramente afectados por la crísis económicas que se experimentaron en los años 70 y 80 del siglo pasado, acceder a bienes de primera necesidad a precios solidarios. Sin embargo, el cooperativismo como modelo de economía social es mucho más antiguo y ha demostrado ser una respuesta eficaz y eficiente para resistir los golpes de las cíclicas crisis del capitalismo. Estamos convencidos que es necesario investigar y apoyar con mucho más fuerza este tipo de respuestas comunitarias y locales, las municipalidades – en nuestra opinión – tienen mucho que aportar con estas herramientas en el ámbito del fomento y desarrollo local.

Luis Marín Salazar

Sociólogo – U. de Chile

Presidente

Categories: Noticias

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply