ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

Convocada la ciudadanía chilena, en forma voluntaria, por 225 municipalidades del país, transversalmente, lideradas por la Asociación Chilena de Municipalidades, más de 2 millones de personas hicieron uso del derecho a opinar sobre el futuro institucional del país así como de las prioridades de la agenda social que las chilenas y chilenos anhelan.

La masiva y contundente respuesta de la ciudadanía en un evento que no está contemplado por la ley vigente, envía un mensaje fuerte y claro, a las autoridades gubernamentales como a los parlamentarios, para que tomen en consideración la voluntad mayoritaria de la ciudadanía en relación a

  1. Se desea una Nueva Constitución, que reemplace en su totalidad a la actualmente vigente, generada en Dictadura y que fue parcialmente reformada durante los Gobiernos de Transición a la democracia pero sin alterar lo sustantivo, tanto en régimen político como en el modelo social y económico, y el tipo de Estado que correspondía a ese modelo.
  2. Que la generación de la Nueva Constitución debe ser realizada por una Convención Constituyente, eufemismo para evitar las palabras Asamblea Constituyente, en la que haya paridad de género y cuotas protegidas para los pueblos originarios. Un tema crucial pues hasta el momento la elite política, empleando los derechos a veto que tienen algunos actores políticos refractarios a la participación ciudadana, no ha podido acordarse para viabilizar el momento inicial del proceso constituyente.
  3. Respecto de la Agenda Social se reafirma por la expresión ciudadana lo que encuestas serias y masivas han apuntado ya:
    • Mejorar las pensiones
    • Mejorar la salud pública
    • Mejorar la educación publica

En síntesis, un verdadero golpe al mentón a la porfía y soberbia de la elite política y de las actuales autoridades gubernamentales.

En nuestra opinión el verdadero significado de esta Consulta Ciudadana es el rediseño de los circuitos de poder, favoreciendo un mayor protagonismo de las autoridades con asiento territorial descentralizado e introduciendo el plebiscito (vinculante) a nivel nacional como algo necesario tanto para resolver disputas políticas como para ser un instrumento de control ciudadano sobre la gestión de todas las autoridades electas.

Se abre un nuevo ciclo de fortalecimiento de la Democracia en Chile.

Luis Marín Salazar

Presidente

Sociólogo – U. de Chile

Lunes, 16 de diciembre de 2019.

Categories: Noticias

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply