ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

El crecimiento urbanístico es uno de los elementos intrínsecos de las ciudades que albergan dinámicas industriales y económicas dentro del territorio. Las transformaciones  que se producen dentro del territorio, responden en cierta manera a modelos e idearios de planificación urbana, entendiéndose como formas de cómo pensar el desarrollo  económico, el territorio y el medio ambiente. Tales son las formas en las cuales pensamos la ciudad, y la planificación del territorio, que en las últimas dos décadas las transformaciones a los espacios urbanos han estado  supeditada a dos procesos claves para el desarrollo de las ciudades. En primera instancia podemos mencionar que ha existido una progresiva mercantilización del suelo urbano en  las ultimas dos décadas del siglo XX, lo que además ha traído consigo todo lo relacionado a la especulación inmobiliaria y el mercado de las viviendas. En segundo
lugar, a partir de un fenómeno inicial (mercado inmobiliario), podemos considerar que el alto valor del suelo urbano ha propiciado una tendencia a la expansión de las ciudades, formando nuevos asentamientos urbanos a través de la creación de nuevos barrios, como también ha motivando la reubicación de múltiples actividades relacionadas con la actividad terciaria fuera de las ciudades.

El resultado a lo largo de los años se ha traducido en una expansión progresiva de las ciudades, considerando que tal desarrollo ha formado territorios periféricos en lugares en donde antes no las había. También, la expansión de la ciudad ha llegado a tales magnitudes que ha incorporado nuevos territorios a las metrópolis, muchos de ellos  territorios rurales, que hoy en día se han adaptado a las lógicas de las grandes ciudades y sus problemáticas.

Las nuevas periferias se constituyen en los alrededores de las grandes superficies urbanas, lo que supone nuevas interacciones y dinámicas entre los territorios,  estableciendo de alguna u otra forma, nuevas relaciones de interdependencia territorial.
Para ello, las periferias han debido adaptar una serie de elementos para su correcto funcionamiento, sobre todo lo que esta referido a los servicios que se adhieren a ella,  como carreteras, líneas de electricidad, agua potable y telecomunicaciones. El complejo entramado que supuesto las transformaciones en las ciudades en las ultimas  dos décadas del siglo XX en adelante, tienen por objeto replicar las estrategias  urbanísticas utilizadas por las ciudades anglosajonas, construyendo verdaderas ciudades satélites y conurbaciones funcionales a las demandas de uso residencial. Con ello, emerge un nuevo concepto que se enmarca dentro de los espacios económicos, caracterizado principalmente por los polígonos industriales, y la aparición de los «centros comerciales» como los principales polos de desarrollo de estas zonas.

La literatura que aborda las temáticas urbanísticas, se ha visto envuelta entre un debate que contrapone las características sociales y económicas, de las ciudades que poseen dinámicas autosuficientes «centrípetas»1, versus ciudades con relaciones «centrifugas»2 de
dependencia territorial. Es por lo mismo, el valor que adquiere como visión de desarrollo urbano, comprender que estamos frente a tendencias que pretenden generar un cambio de paradigma, estableciendo las diferencias entre ciudades dispersas y ciudades compactas.

La realidad del territorio en la ciudad de Valencia, no se aleja de lo que anteriormente mencionamos, y el propósito de esta investigación toma sentido en comprender cómo la expansión de la ciudad ha impactado en términos sociales y económicos. Por ello, esta investigación se centra en vislumbrar los principales problemas teóricos respecto a la literatura, sobre los diferentes paradigmas de desarrollo urbano, entre ciudad dispersa y ciudad compacta, y en cómo la estrategia adoptada de la expansión urbana ha integrado
las grandes plataformas comerciales al desarrollo de la ciudad.

Por lo mismo, el resultado de tal medición se basa en un diagnostico territorial en el sector del Eixample, donde analizaremos las principales problemáticas que aquejan en gran parte a los pequeños comercios, básicamente por la perdida relativa que ha significado la inserción de grandes zonas comerciales muy próximas a las áreas urbanas.

Investigación completa aquí