ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

La definición del rol del Estado se ha presentado como uno de los ejes principales de la Política contemporánea, llevando consigo un serio debate entorno a la relación del  Estado y el Mercado. Desde el agotamiento del modelo de desarrollo keynesiano, el debate se ha polarizado prevaleciendo la perspectiva liberal en la economía.

La crisis económica mundial, del año 2008 en adelante,  conocida como crisis financiera o subprime, sitúa al debate Estado – Mercado en términos prioritarios debido a las evidentes falencias del sistema económico de corte liberal,  que son asumidos por los gobiernos en una lógica contradictoria con el rol que a éste asigna las teorías de vertiente smithiana; en especifico el caso Norteamericano.

La presente investigación se centra en ésta relación desde la mirada de la Economía Política y el rol del Estado, tomando como base  un hecho especifico como ha sido esta crisis económica. Ésta situación nos permite describir y analizar como en la actualidad los Estados han debido asumir un rol al que la teoría liberal le ha asignado exclusividad a los actores del mundo privado.

El contexto internacional nos ayuda a comprender que es importante investigar  ésta temática, ya que motiva la discusión teórica respecto de las decisiones que han tomado los Estados para aminorar la crisis económica internacional del 2008.

Los países que han promovido un libre mercado, la apertura comercial y la desregulación financiera, hoy en día han sido victimas del uso exacerbado de los intereses privados, ocasionando pérdidas multimillonarias para los Gobiernos más emblemáticos del mundo contemporáneo. Tales pérdidas se pueden observar como salvataje financiero a través de la compra de activos tóxicos, como también de empleo e incentivo al consumo.

Éstos hechos son contrarios a una corriente político – económica de carácter liberal, la cual promueve la reducción de las funciones del Estado en la economía y la sociedad. Tales funciones se remiten a la satisfacción de necesidades básicas mínimas, a una reducción de las funciones del Estado, disminución de las burocracias estatales, y promoviendo el libre comercio, fundamentado en la noción de  autorregulación de los mercados.

Hoy en día, tales argumentos se han visto superados en la medida que la crisis económica internacional del 2008 toma su curso, y los Estados han reaccionado de manera argumentativa en contra de la irresponsabilidad de las instituciones privadas y haciendo fuertes críticas al mercado financiero especulativo.

El actor más significativo dentro del escenario internacional lo compone Estados Unidos, como la economía más solvente de Occidente, y como también la economía más golpeada en ésta crisis internacional, que ha tenido serios problemas sociales,  políticos y económicos.

Europa no queda ajena a tal crisis económica, y menos queda fuera del Debate sobre el rol del Estado. Europa siendo uno de los continentes más golpeados por la crisis económica internacional, ha reducido aun más sus niveles de crecimiento económico, sobre todo en economías más emblemáticas como Alemania, Italia, Francia, y las economías de segundo orden como España, Grecia, Irlanda, Portugal, entre otras.

Éste proceso ha llevado a los Estados de la Unión Europea a invertir en salvatajes económicos de gran magnitud en países miembros de la Eurozona, sobre todo en las economías más afectadas y que han sido el blanco del financiamiento por las economías más fuertes (Grecia, Irlanda y España). La crisis económica del año 2008 tiene un alcance de carácter global, y también afecto a las economías emergentes tales como Brasil, China, Rusia y la India, estos se ven afectados por la dismunición del comercio internacional.

Latinoamérica, también ha sido afectada por ésta  realidad global y aunque no ha sido tan golpeada por la crisis económica de 2008, se han promulgado una serie de reformas de carácter pragmático, y en muchos casos regulatorias,  en países como Brasil, Argentina y México, que de alguna forma vienen arrastrando problemas desde la década de los noventa en adelante, producto de los efectos de las políticas de liberalización económica.

Por su parte, Chile fue elogiado por su superávit estructural, sufrió bastante los advenimientos de la crisis económica internacional en el 2007, 2008 y 2009. A pesar de que hoy en día, podemos ver que Chile ha recuperado niveles de crecimiento, éstos se deben básicamente la recuperación del mercado inmobiliario (terremoto 2010), el precio del cobre a nivel internacional, la capacidad de endeudamiento de los chilenos, y el amplio gasto en políticas de corte social, entre otras.

Los principales problemas encontrados radican en cuatro puntos: disminuye la demanda de productos de países en desarrollo, disminuyen las exportaciones de países en desarrollo, disminuye el nivel de inversiones en las zonas afectadas (principalmente en los países desarrollados), y todo esto se resumen en un gran problema social que implica el sostenimiento de las redes de seguridad social de los países más desarrollados.

La investigación busca analizar y describir, si la crisis económica mundial tendrá efectos directos en los  lineamientos en la dirección del rol del Estado y las Instituciones, buscando establecer en qué medida esta cambiando la forma de actuar del Estado y cuáles son los distintos escenarios que se van presentando para demostrar aquel proceso. También es importante centrarse en el debate que se produce a partir de la crisis económica del 2008, y analizar y describir a los principales exponentes de la Política mundial.

Nicolás Marín Gonzalez

Cientista Político

Socio CIPDEL

 

Categories: Investigación CIPDEL

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply