ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

El primer paso de toma de conciencia de los efectos perversos del modelo de crecimiento económico que se impuso, finalmente de modo global, fue el llamado Informe de Roma que se basó en un documento preparado por destacados académicos del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, siglas en inglés) publicado en 1972 a petición del denominado Club de Roma, una organización no gubernamental fundada por científicos y políticos muy influyentes en sus respectivos países, cuyo título precisamente era “Los Límites del Crecimiento” (para ver un interesante análisis de este documento y su impacto pulse aquí)

Dicho informe se considera el punto de partida de movimientos sociales y contraculturales, en todo el planeta,  que han incrementado su importancia a medida que nuevas evidencias fácticas y teóricas han reafirmado que el planeta no está en condiciones de resistir el modelo de crecimiento salvaje que se ha globalizado.

El artículo de prensa que destacamos con esta nota que puede ver aquí,  nos trae nuevamente a la palestra la necesidad de tomar medidas efectivas contra la proliferación del plástico que se ha convertido en uno de los problemas de gestión de residuos sólidos más delicados por su alta presencia y por su expansión casi ilimitada, contaminando no sólo los espacios físicos si no que los acuáticos, siendo el mar uno de los más evidentemente afectados.

La nota señala que la Unión Europea está tomando cartas seria en el asunto y no sólo está limitando el uso del plástico no retornable, si no que además se propone aplicar un impuesto disuasivo al uso de este tipo de plástico. Los expertos que están detrás de esta última medida señalan que no sería un impuesto estructural para las finanzas de la UE, lo que significa que se eliminará en la medida que este tipo de plástico desaparezca, o se incrementará en tanto permanezca. Una medida que nadie podrá cuestionar como irrazonable.

En ese contexto cabe destacar las medidas que administraciones locales chilenas, y finalmente el Gobierno Central, han impulsado mediante Ordenanzas y leyes que limitan progresivamente el uso de la Bolsa Plástica, un tipo de plástico de un solo uso que en la Unión Europea sería además gravado con un impuesto especial. Bien por todas las comunas y por el país, en tanto esas medidas de restricción sean asumidas y respetadas por los ciudadanos, a juicio nuestro, el factor o componente de la ecuación menos comprometido con esta estrategia de reducción de un contaminante tan nefasto como el plástico.

Se impone impulsar programas de alfabetización ambiental con Juntas de Vecinos y Organizaciones Funcionales como Clubes Deportivos y otros, como condición fundamental y obligatoria para participar de Fondos Concursables que entregan Gobiernos Regionales y Municipalidades en Chile.

Luis Marín Salazar

Sociólogo – U. de Chile

Presidente

Créditos Imagen: movingforwardcolombia

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply