ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

Hace unos pocos meses atrás se desató una tormenta – política y económica – a propósito del pronunciamiento del Consejo de Ministros, instancia superior dentro de la institucionalidad ambiental chilena, que rechazó al Proyecto Minera Dominga, localizado en la Cuarta Región. El debate entre “desarrollistas” y “ambientalistas”, polarización que encubre aquellos que promueven el crecimiento económico a ultranza, argumentando que un país tiene que crecer primero, darle trabajo e ingresos estables a los habitantes, luego hacerse cargo de los efectos negativos sobre el medio ambiente – que al final del día es el ecosistema en el que como humanos habitamos – versus aquellos que reunen a una variopinta gama de opositores a este enfoque “desarrollista”. Desde los conservacionistas más radicales hasta aquellos que piensan que la intervención humana inevitablemente genera impactos ambientales, por lo que entonces es necesario “mitigar” o “compensar apropiadamente al entorno”. Es un debate intenso y que desata pasiones y discusiones encendidas, muchas de ellas, con argumentos más bien dogmáticos e ideológicos. 

En ese contexto resulta oportuno y atingente que el Programa de Naciones Unidas Para el Desarrollo, PNUD, entregue una propuesta con 10 claves a ser consideradas criterios básicos de la formulación de políticas públicas, que son esenciales para un futuro sustentable en nuestro país (para ver artículo completo, pinche aquí.)

Las medidas propuestas son:

1. Diversificar la matriz productiva y utilizar los recursos naturales de forma sostenible, promoviendo la economía verde y la innovación.
2. Fortalecer la institucionalidad ambiental y promover la gestión ambiental integrada.
3. Transformar las finanzas ambientales para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, así como para la adaptación al cambio climático y su mitigación.
4. Fomentar la democracia y la equidad ambiental como principios activos de la política pública.
5. Aumentar la resiliencia y adaptación al cambio climático, así como reducir el riesgo de desastres mediante acciones concretas.
6. Acelerar la transición energética hacia una matriz limpia e inclusiva.
7. Conservar la biodiversidad, ecosistemas y sus servicios para el bienestar humano.
8. Garantizar la seguridad hídrica como sustento de medios de vida.
9. Disminuir la contaminación ambiental para el bienestar y salud de las personas y los ecosistemas.
10. Promover territorios sostenibles a través de la planificación y la adopción de medidas ambientales vinculantes y actualizadas.

Desde nuestra perspectiva agregaríamos que todas ellas deben ser expresadas en estrategias locales, perfectamente coordinadas con una mayor, de nivel regional y nacional. En otras palabras nos referimos a que impulsando la descentralización, significada con estas claves, es lo que necesita nuestro futuro.

La palabra la tienen chilenas y chilenos

 

Luis Marín Salazar

Sociólogo – U. de Chile

Presidente

 

Créditos Imagen: “vivamosverde.com”

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply