ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

La nota que comentamos en esta ocasión complementa nuestros anteriores comentarios difusores en torno a las energías renovables. Y cada vez con mejores noticias.

En efecto, la generación de energía mediante microturbinas, ver nota en El Mostrador de 30 de Agosto de 2017, recupera de manera ingeniosa una vieja práctica de generación de energías que tal como señala la noticia ya se empleaban en nuestro campo. 

Invitamos a nuestr@s amig@s a revisar la nota y a hacer las conexiones con la necesidad de diseñar nuevas estrategias de desarrollo local que consideren dos consideraciones que se desprenden de la lectura de esta nota:

  • La primera es que la innovación es vital. No se puede pensar en desarrollo local sin inventar, sin aplicar nuevas tecnologías, entendida estas como “nuevas formas de hacer la cosas”, por tanto en pensar e implementar estrategias y acciones que realmente sean novedosas y exitosas. Y también, por supuesto, en la inclusión de nuevas maquinarias que sean ambientalmente más amistosas y que resuelvan la necesidad que se diagnostica, en el caso de la nota en comento, la energía.
  • La segunda derivada, por decirlo de un modo más elegante, tiene que ver con que lo local está inserto en un contexto global, y como lo propone Sergio Boisier en muchos de sus trabajos, estos dos planos o niveles, están obligados a dialogar inteligentemente. En otras palabras, la promoción del desarrollo local no significa encierro, o autarquía, independencia del resto del planeta. Más bien exige que toda estrategia de desarrollo local inteligente sea construida, en diálogo, entre lo global y lo local. Esto implica abrirse al entorno, mirar y transferir conocimientos que aprovechaen lo que otros/as han hecho para optimizarlo, apropiadamente, en nuestro contexto más cercano.

En síntesis, y aunque parezca redundante, una estrategia de desarrollo local requiere de un liderazgo abierto, inteligente, capaz de percibir la novedad en su entorno como en su propio ámbito (el diálogo entre el “interno” y el “entorno” de Boisier). Tiene que incluir tecnologías, en el sentido de métodos y técnicas, como en el de bienes de capital que fortalezcan el proceso, de modo amistoso con el ambiente, haciéndolo sustentable. Pero también significa superar la torpe y estéril conversación polar entre “crecimiento” y “sustentabilidad”.  No es admisible, por inútil y por paralizante, una conversación en torno a desarrollo local que se dé en términos de una oposición irreductible entre ambas dimensiones. Eso es pura ideología. Necesitamos mayor renta, no hay duda, lo que importa para el efecto de la concepción de desarrollo local sustentable, inteligente, es cómo se logra ello. Las noticias comentadas, como la presente, nos dan la esperanza y la convicción que se puede lograr sin afectar al medio ambiente, a nuestro sistema de sostenibilidad mayor. 

Alegrémonos, ya no necesitamos disponer de carbón, de petróleo o de grandes represas hidroeléctricas para generar energía. Lo que viene ahora es cómo esto se implantan estas nuevas formas de generar y satisfacer nuestras necesidades de energía, domésticas, públicas o productivas, en nuestras comunas. La palabra la siguen teniendo autoridades y técnicos dedicados a lo local.

Luis Marín Salazar

Sociólogo – U. de Chile

Presidente

 

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply