ONG CIPDEL

ONG Centro de Innovación para el Desarrollo Local

En una nota destacada mediante una Infografía, publicada en EMOL (versión digital de El Mercurio de Santiago) , se aborda de manera esquemática y pedagógica, las principales consecuencias que para el Ministerio del Medio Ambiente de Chile, tendría el denominado Cambio Climático en nuestro país. Altamente recomendable para tener una panorámica de lo que ocurrirá en los diversos territorios y climas que componen la geografía física, humana y económica de Chile.

Existe un gran debate entre grupos que denuncian este fenómeno y detractores, entre ellos el mediático Presidente de los Estados Unidos que entre sus primeras medidas de Política Exterior se encuentra la desafiliación del Acuerdo de París. Este debate está lejos de terminar y, por el contrario, amenaza con teñir la agenda de desarrollo con un marcado signo de regresión.

En efecto, la evidencia científica reunida en torno a este tema muestra que las temperaturas del planeta están subiendo sostenidamente como resultado de una combinación de factores, naturales y antropogénicos, que al interactuar se han potenciado. Por una parte fenómenos naturales resultantes de actividades geológicas como la volcánica, los que sumados a efectos de las actividades humanas como la deforestación, la crianza de ganado a gran escala, el uso intensivo de energías resultantes del uso de combustibles fósiles (carbón y petróleo) por mencionar algunas de ellas, han provocado un incremento del llamado “efecto invernadero”, es decir cambios en el comportamiento químico de la atmósfera que retienen el calor y alteran el comportamiento de los climas globales. En palabras simples.

Resulta relevante para efectos del desarrollo, es decir,  la promoción de estrategias de dinamización económica, nacionales y locales, que este fenómeno se tenga en consideración. Ya advertimos que este tema amenaza con incidir en la agenda de desarrollo de potencias tales como Estados Unidos que al renegar del Acuerdo de París está no sólo desandando en materia de cooperación internacional para el desarrollo sino que, además, en mantener los impactos antropogénicos que implica un modelo de desarrollo basado en el puro crecimiento. Y su impacto es enorme dado que los expertos señalan que Estados Unidos y China son, hoy, los principales contribuyentes de los gases que favorecen el efecto invernadero.

Frente a este amenazante escenario es preciso que todas y todos nos informemos, actuemos en consonancia y, por sobre todo, exijamos de nuestros líderes políticos, estrategias coherentes con la sustentabilidad que no es otra cosa que lo opuesto al modo depredador de crecimiento económico. Es importante tener presente que la acción humana, individual y colectiva, es parte del problema por lo que no hay otra forma de enfrentarlo que del mismo modo: sea con acciones personales que se suman a acciones colectivas, como por ejemplo, entender que el transporte público es menos nocivo que el transporte privado. El desarrollo, a cualquier escala, si pretende ser sostenible tiene que ser modificando significativamente nuestras prácticas de consumo y producción.

Luis Marín Salazar

Sociólogo – U. de Chile

Presidente

 

   

DEJA TU COMENTARIO

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply